Dos horas de apasionante armonía en familia o con amigos. Recorreréis los increíbles parajes de Gaià, entre plantaciones de vid, barracas de piedra seca y hornos. Estableceréis una conexión con el caballo, aprenderéis a confiar el uno en el otro y, después, incluso lo hecharéis de menos.

Te recomendamos

Los distintivos de calidad del Bages

Los caminos del Bages