Te adentrarás en un pueblo lleno de encantos propios de la época medieval: sus calles, rincones singulares, las casas con dinteles, la iglesia de San Iscle y Santa Victoria (s. XIV – XVII), sus acogedoras plazas y el castillo que protegía el pueblo.

Te recomendamos

Los distintivos de calidad del Bages

Los caminos del Bages