Un recorrido que nos transporta al verano de 1924, atravesando las estancias del sobreclaustro que el pintor Ramon Casas y su familia convirtieron en residencia de veraneo. Música, luz, imágenes, olores … nos guían a través de los salones y habitaciones para vivir una experiencia llena de sugestión y sensibilidad.

Te recomendamos

Los distintivos de calidad del Bages

Los caminos del Bages